A la hora de llevar a cabo un aislamiento térmico de una vivienda, local o habitación, la lana de roca se destaca como un material muy funcional que aporta innumerables ventajas. Descubre a continuación cuáles son los beneficios de este material en el sector de la construcción y que en Sierra conocemos y utilizamos.

La lana de roca es un producto natural que pertenece a la familia de la lana mineral formado por dos materias primas: las rocas basálticas (de origen volcánico) y el mineral coque (carbón). Una de las principales características es que, al ser una roca natural, es un material que se puede reciclar e integrar de nuevo en el ciclo productivo, por lo que es un producto sostenible que cumple con los estándares de la economía circular.

La fabricación de la lana de roca se produce por la fundición en unos hornos especiales de los materiales antes comentados a más de 1500º. Una vez se llega a la temperatura de fusión y se convierte en estado líquido, se transforma en fibras, que finalmente se reorganizan para formar un colchón de lana. La lana de roca se compone, más o menos, de un 98% de roca volcánica y un 2% ligante orgánico.

Propiedades de la lana de roca

Las características del material y de su fabricación le dotan a la lana de roca de una serie de propiedades beneficiosas para la construcción y las reformas.

Aislamiento térmico

Su principal característica es su baja conductividad térmica debido a que su estructura no retiene la humedad y contiene aire seco y estable que evita el paso del calor. Esto le convierte en un excelente aislante térmico, protegiendo las viviendas del calor y del frío. Esto permite a las familias un significativo ahorro energético de calefacción o aire acondicionado y les garantiza el máximo confort en su vivienda.

Aislamiento contra el fuego

¿Sabías qué puede soportar temperaturas superiores a los 1000º? Se trata de un material no combustible que, dentro de la clasificación europea de reacción al fuego de los materiales de la construcción (Leer más), está en el grupo de los más resistentes al fuego.

Aislamiento acústico

Además de las características anteriores, también es capaz de absorber y eliminar las partículas que hay en el aire, expulsando la energía sonora. De esta forma, evita reverberaciones y ecos. Gracias a ello, le permite ser muy útil para evitar ruidos externos o como material a elegir para cubrir un local de ensayo musical.

Esta propiedad como aislante acústico, unido a las de aislante térmico e ignífugo, le convierten en la opción preferida por los constructores a la hora de llevar a cabo la reforma de una vivienda o un local comercial.

No absorbe agua

Además de las anteriores propiedades mencionadas, la lana de roca también destaca por no ser un material hidrofóbico, es decir, que no absorbe el agua y no deja que la humedad se quede dentro del edificio, lo que garantiza comodidad a la hora de trabajar. Pero no solo eso, sino que también evita que se generen malos olores o moho en techos, paredes y suelos por la elevada humedad.

Aplicaciones en la construcción

SIERRA es una empresa especializada en aislamiento de viviendas y en la instalación de  tabiques y techos, que conocemos las ventajas de la lana de roca y la aplicamos en nuestras reformas (Ver todos nuestros servicios).

Este material se puede utilizar perfectamente en multitud de zonas de nuestra vivienda; en una habitación dedicada al ensayo de música, en entornos húmedos, en zonas frías o calurosas… Para ello, se puede instalar en techos o falsos techos, en tabiques de placa de yeso laminado, en tabiques de separación, en fachadas, en suelos y parquets o en conductos de ventilación.

Si quieres más información sobre el uso de la lana de roca, o sobre nuestros servicios, ya puedes ponerte en contacto con SIERRA a través de nuestra página web, en el teléfono 635 569 587 o en el correo electrónico info@aislasierra.com.