Las placas de cartón yeso, conocidas como placas de pladur, son una solución eficaz y económica si estás pensando en reformar o construir una vivienda. El tabique de pladur se utiliza tanto en viviendas modernas como en viviendas antiguas que necesitan una remodelación. Es apropiado para fabricar tabiques interiores y revestir paredes y techos, aumentando el aislamiento en obra nueva y de reforma.

¿Qué es el pladur?

Pladur es la marca que popularizó las placas de cartón yeso para la construcción. Estas están formadas por una placa de yeso colocada entre dos capas de cartón.

En nuestro país se utilizó masivamente durante las décadas de los 70 y los 80 no solo como revestimiento, sino también en la decoración para construir estanterías, librerías y otros muebles.

El pladur contribuye al ahorro energético por ser un buen aislante térmico y acústico. Esto lo hace recomendable para recubrir tanto los tabiques en un caserío como los tabiques en un chalet adosado o un piso.

Ventajas de colocar paredes y techo de pladur

– Una de las ventajas es la colocación fácil y rápida de las placas, que permiten acortar los tiempos y el precio de la instalación.

– El pladur no es inflamable, no arde en contacto con el fuego. En caso de incendio, las placas no propagarán las llamas de unas habitaciones a otras.

– Es un buen aislante acústico y térmico colocado como recubrimiento de las paredes de ladrillo.

Resistente a la humedad, por lo que se pueden colocar en cocinas, baños y locales.

– La colocación de paredes y techo de pladur es rápida y sencilla y origina menos suciedad que la albañilería tradicional.

– El acabado es totalmente liso y recto, sin los defectos estéticos de las paredes lucidas con yeso.

– Existe una gran variedad de espesores y tamaños, para que elijas el que mejor se ajusta a tus necesidades.

Ventajas de un tabique de pladur frente a uno de ladrillo

El pladur es un material resistente y muy fácil de mantener, ya que la limpieza se realiza en seco. La colocación por profesionales es rápida y sencilla y genera menos polvo y residuos que una obra convencional.

Admite una gran variedad de acabados: pintura, papel e, incluso, azulejos. Podrás cortar y taladrar con facilidad, evitando únicamente los perfiles metálicos.

También debes tener en cuenta el menor coste económico de las obras con placas de pladur frente a las que se realizan con ladrillo. En estas últimas, los ladrillos son recibidos con mortero de cemento. Una vez fraguado el cemento se lucen con una o dos capas de yeso que, en algunos casos, debe ser pulido. Esto genera muchas molestias de ruidos, polvo y suciedad, sobre todo si ya vives en la vivienda.

Por el contrario, las placas y los perfiles de pladur ya llegan acabadas y han pasado los diferentes controles de calidad, lo que supone una garantía de fabricación. Para instalarlo, bastará con colocar los perfiles de metal y atornillar las planchas por ambos lados. A continuación, se tapan los orificios de los tornillos con una cinta especial, así como las juntas entre las diferentes placas. De esta forma se consigue una superficie totalmente lisa y lista para pintar.

En cualquier trabajo, los costes de transporte y de mano de obra encarecen proporcionalmente el total de la obra. Utiliza el sistema de tabique de pladur y las dos partidas se verán reducidas, lo que supondrá un ahorro considerable en el presupuesto final.

Las placas de pladur son la solución más eficaz para levantar y recubrir paredes en una obra nueva. Pero aunque es sencillo de montar, te recomendamos que contrates a un profesional. Ellos se encargan de la coordinación con otros gremios, facilitando así el trabajo y acortando los tiempo de ejecución de la obra.

imagen