El aislamiento, ya sea térmico o acústico, se ha convertido en un factor fundamental de cualquier oficina, local u hogar. En su día, te hablamos sobre cómo influye un aislamiento adecuado en el ahorro energético y económico, y también te hemos contado cuáles son las razones, además de ese ahorro, por las que debes considerar aislar tu hogar, oficina o local.

Pero ahora viene la pregunta del millón: ¿qué material aislante vas a escoger? ¿Cuál es el mejor o el más adecuado? Como siempre, la respuesta varía: tienes que elegir en base a lo que buscas, el espacio que tienes, sus características… No obstante, aquí tienes una guía sencilla con las mejores opciones aislantes.

 

Tipos de aislante para aislar tu hogar, oficina o local

Lana de vidrio aislante

Uno de los aislantes más conocidos, y 100% reciclable.

Está formado por finos filamentos poliméricos y se caracteriza por ser un gran aislante acústico y térmico, además de que no es inflamable y también protege contra las corrientes de electricidad.

Otras de sus características:

  • Muy resistente y elástico; se adapta a cualquier superficie
  • Perfecto para viviendas y espacios industriales

Lana mineral

Si por algo destaca la lana mineral (también conocida como lana de roca o piedra) es por su increíble resistencia térmica, mayor que la de la lana de vidrio. A esto se le suma su estructura flexible y sus altos niveles de protección frente al fuego y el calor.

Es, por tanto, el material perfecto si queremos priorizar por igual la seguridad del espacio aislado y el bienestar de quienes están en él.

Espuma aislante

La espuma aislante, además de tener, con muy poco grosor, una alta capacidad de aislamiento contra ruidos indeseados, también protege contra el fuego, combate la humedad, y se adapta con facilidad a los cambios bruscos de temperatura.

En lo que respecta a su instalación, es ligera, flexible y porosa, lo que la hace fácil de manipular y perfecta para cualquier superficie: techos, paredes, fachadas interiores…

Poliestireno expandido

El fuerte de este material es su capacidad para el aislamiento térmico. Al tratarse de un material plástico esponjoso, es muy ligero y resistente a lo largo del tiempo.

Entre sus otras ventajas: ayuda a amortiguar impactos, facilidad a la hora de amoldarse a diferentes espacios, incluso los más pequeños, ya que, en su instalación, genera una capa continua que no deja huecos y favorece al refuerzo de la estructura.

Pladur

En SIERRA somos especialistas en instalación de pladur, y ya te hemos contado en varias ocasiones cuáles son sus propiedades y ventajas.

Las más importantes:

  • Es higiénico e ideal para obras en seco
  • El pladur térmico lleva el aislante incorporado
  • Material muy versátil
  • Resistente al peso, a la compresión y a la flexión
  • Alta protección frente al agua y el fuego

¿Tienes dudas? ¡Contacta con nosotros!