¿Cuánto tarda tu hogar, oficina o local en enfriarse en verano? ¿Y en calentarse en los meses más fríos? El gasto energético invertido en climatizar una vivienda o local puede llegar a suponer el 40 % del consumo energético total. ¿Sabes cuál es una de las mejores opciones para reducir ese gasto? Un buen aislamiento térmico. Aquí vamos a hablar sobre el aislamiento y el ahorro energético.

Además, el aislamiento térmico es uno de los sistemas de construcción sostenible más efectivos a la hora de ahorrar energía: en viviendas pasivas, por ejemplo, puede suponer un ahorro del 90% si las comparamos con las viviendas convencionales.

Consejos para mejorar el aislamiento y el ahorro energético con un buen aislamiento térmico

Es importante conocer todo lo que implica un buen aislamiento si queremos tomar una decisión acertada, porque es mucho más que no pasar frío en invierno o no pasar calor en verano. 

Pequeñas mejoras en el aislamiento se traducen en ahorros energéticos y económicos que pueden alcanzar hasta el 30% en calefacción y aire acondicionado. En viviendas antiguas, por ejemplo, el aislamiento térmico implica ahorro energético, mayor confort, una revalorización de la propia vivienda y un menor impacto en el medio ambiente.

Para que un local o vivienda pueda considerarse bien aislado, la temperatura de ese local debe poder mantenerse a niveles lo más estables posibles. ¿Cómo hacemos esto? Haciendo que los elementos en contacto con el exterior (muros exteriores, tejados, tabiques, fachada…) aumenten su resistencia al paso del calor o el frío.

No podemos olvidarnos de las ventanas y las puertas, que son, de hecho, los puntos más débiles, y también son susceptibles de realizar en ellos un aislamiento térmico. 

Las ventajas del aislamiento térmico son:

  • Ahorro de energía en luz y gas
  • Mayor confort térmico
  • Mayor confort acústico
  • Más seguridad ante elementos externos como el fuego o la humedad
  • Contribución a la sostenibilidad
  • Menor contaminación

Por otro lado, las consecuencias de no aislar un local correctamente son:

  • Pérdida de energía
  • Pérdida de temperatura
  • Mayor emisión de CO2
  • Polvo, humedad o cambios bruscos de temperatura, que además pueden repercutir negativamente en la salud

Si quieres empezar a ahorrar energía y deseas hacerlo mediante aislamiento térmico, o si tienes alguna duda al respecto, no dudes en contactar con nosotros.