El aislamiento de pladur es una excelente opción para ganar en eficiencia térmica o evitar ruidos en una vivienda. Pero ¿sabías que se pueden llevar a cabo también otros tipos de aislamiento con este material? A continuación, te hablamos de las posibilidades que nos ofrece y de cuál es la mejor instalación según lo que precises.

Aislamiento acústico

Para tener un aislamiento acústico óptimo de forma muy sencilla, comenzamos por la instalación de tabiques de pladur en las paredes. Existen tabiques especialmente diseñados para ello.

Dependiendo de la fuente del ruido que deseas aislar, puede ser necesario que incluyamos también el techo, empleando para ello los llamados techos acústicos. Este tipo de estructuras suelen estar hechas a base de tabiquería seca, lo que también conocemos como pladur.

Aislamiento térmico

Un aislamiento térmico adecuado no solo contribuye a la salud y bienestar de los inquilinos de una vivienda o los trabajadores de una empresa, sino que también reduce el gasto energético y el impacto ambiental.

Una de las técnicas empleadas para conseguir el mejor aislamiento térmico es el trasdosado de pladur. Consiste en añadir un elemento ligero a una pared simple, mientras que la cámara existente entre los dos elementos se rellena con lana de roca. Este sistema también proporciona también un gran aislamiento acústico.

Aislamiento ignífugo

El pladur hace también las veces de aislamiento ignífugo, por lo que cada vez más es más utilizado para evitar la propagación de los incendios. La pintura ignífuga es otra solución muy conocida, pero al tratarse solo de una capa superficial, realmente no resulta efectiva si el fuego penetra en profundidad.

Para conseguir una pared excelentemente aislada contra el fuego llevamos a cabo un trasdosado de pladur compuesto por dos planchas de yeso. Entre ellas intercalamos un relleno de celulosa, que es un excelente aislante ignífugo.

Aislamiento con lana de roca

Como ya hemos señalado, la lana de roca es un buen aislante térmico. Además, se trata de un material sostenible ya que es una roca basáltica muy común en la tierra.

Con la lana de roca podemos aislar acústica y térmicamente los cerramientos en contacto con el exterior, caso de fachadas, cubiertas, suelos y medianeras. También es una excelente solución empleada en locales considerados ruidosos según el Código Técnico de la Edificación.

En Sierra contamos con un equipo de profesionales expertos en aislamiento de pladur térmico, acústico e ignífugo desde 1996. Gracias a nuestros altos estándares de calidad hacemos nuestro trabajo fácil, sin complicaciones y sin ocasionar molestias a quienes nos contratan.

Resumen

El aislamiento de pladur se utiliza en forma de trasdosados intercalando un aislante, que puede ser lana de roca, material perfecto para el aislamiento acústico y térmico; o bien celulosa para el aislamiento ignífugo. Estos aislamientos son adecuados tanto para viviendas como locales.